Mi hijo tiene casi un año y aún no le ha salido ningún diente ¿puede tener problemas?
La erupción dental está influida por factores tanto genéticos como ambientales, y el margen de normalidad es amplio. Hay muchos casos en los que la erupción se
produce de manera precoz o, por el contrario, muy retrasada sin que exista ningún problema local o sistémico que lo justifique. Estas diferencias, por lo general de carácter familiar, no deben preocupar a los padres.

¿Qué puedo hacer si mi hijo tiene miedo al dentista?
Afortunadamente, cada vez existen más consultas adaptadas a las necesidades del niño (con juguetes, libros infantiles, premios al finalizar las visitas, etc.). El odontopediatra sabe aplicar las técnicas adecuadas para ayudar al niño a familiarizarse con el ambiente odontológico y los tratamientos. Iniciar las visitas cuando el niño es pequeño le ayuda a tomar contacto con este ambiente, y sobre todo, teniendo en cuenta que la implantación de medidas preventivas (limpieza dentaria, aplicación tópica de flúor) no es molesta, lo cual repercute en una sensación agradable y, desde luego, de motivación positiva hacia la siguiente visita de control.

¿Con qué frecuencia deben realizarse las revisiones?
De manera general, se podría establecer como adecuada la realización de revisiones cada seis meses, coincidiendo con la aplicación profesional de flúor tópico, aunque la frecuencia ideal dependerá, fundamentalmente, del “grupo de riesgo” al que pertenezca el niño. Este “grupo de riesgo” se establece en base a la predisposición a desarrollar caries y otros tipos de patología.

¿A qué edad salen los primeros dientes?
Los dientes de leche, deciduos o temporales, comienzan su erupción aproximadamente a los seis meses de edad, empezando por los dos dientes centrales inferiores. Hasta los 30-36 meses de edad se produce la aparición completa de los 20 dientes temporales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *