LACTANCIA E HIGIENE ORAL

En condiciones normales, la lactancia materna es la opción mas saludable para alimentar a nuestro bebé los primeros seis meses de vida.
Mas allá de los beneficios nutricionales, la lactancia materna también favorece el correcto desarrollo de los maxilares de los bebés y nos ayuda a conseguir una buena oclusión dentaria en un futuro.
Sin embargo, cuando la lactancia materna es prolongada, debemos tener en cuenta otros factores que pueden favorecer la aparición de caries.
En casos de lactancia prolongada, sobretodo en lactancia nocturna, es muy importante llevar a cabo una higiene en el niñ@ muy rigurosa ya que los azúcares presentes en la leche, mantenidos en el tiempo, favorecen la producción de bacterias productoras de caries.

                                   

A continuación os dejo algunos consejos para prevenir la aparición de caries durante la lactancia:
• Comienza con la higiene bucal lo antes posible, podemos aprovechar el momento del baño para limpiar las encías con una gasa o un dedal de silicona.
• Si prolongas la lactancia una vez erupcionado el primer diente deberás limpiar los dientes del bebé después de cada toma para evitar que las bacterias se reproduzcan.
• Debemos tener especial cuidado tras las tomas nocturnas ya que suelen ser las tomas en las que más nos relajamos a nivel higiene porque es el momento más incómodo y complicado para llevarla a cabo.

En caso de elegir la toma de leches artificiales es conveniente saber que el biberón no estimula tanto el crecimiento de los maxilares como la lactancia materna, por lo que es muy importante la elección de la tetina. La tetina anatómica nos ayudará a que el movimiento de succión sea lo más parecido al de la lactancia materna para así evitar futuros problemas anatómicos en la boca de nuestro bebé.
A nivel de caries, corremos el mismo peligro que con la lactancia materna ya que las leches artificiales también contienen azúcares por lo que es muy importante mantener un buen hábito de higiene para evitar que proliferen las bacterias.

                                                  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *